¡¡¡Únete a nosotros!!!

BUSCADOR

gadgets para blogger

Lee el blog en...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

VÍDEOS SANOS

28 de septiembre de 2011

El angelito que nos cuida.

Aquí os dejo el cuento que inventamos para trabajar la portada del cuaderno de mis trabajos para los niños de 4 años, que os dejé en la entrada anterior. Espero que os sirvan. Siempre podéis hacer una marioneta del angelito y un niño, para que podáis realizar un teatrillo.

El angelito que nos cuida

Había una vez un angelito, muy contento y juguetón, que se pasaba las horas del día, mirando a los niños desde su balcón.
Le gustaba ver como jugaban con sus papás, y también en el patio del colegio, pero él tenía que estar siempre, siempre en el cielo.
Una tarde, estaba cansado de ver siempre a los niños caerse y hacerse heridas, también estaba muy triste, porque no podía jugar con ellos. La mamá del angelito, al verle así, le dijo, Angelito, a lo mejor, tenemos que hacer algo, para que tengas amigos.
El angelito Pepito, pensó todo el día y toda la noche, todo el día y toda la noche, todo el día y toda la noche, pero no se le ocurría nada para hacerse amigo de los niños.
Un día, iba caminando por la calle, cuando un niño que corría delante de él, se tropezó, y el angelito, sin pensarlo, corrió a ayudarle, le curo la herida y le dio un beso para que dejara de llorar.
El niño le dijo, que podía ir a jugar a su casa, pero el angelito, no podía salir del cielo, si alguien se enteraba de que había bajado a dar un paseo por la calle, su mamá le regañaría.
Así que el niño le dijo, muy bien, haremos una cosa, cuando te necesite, cuando este triste y cuando me vaya a dormir, voy a decir esta oración, entonces, tú sabrás que siempre tendrás un amigo en la tierra que te quiere mucho.
El angelito, y el niño, inventaron entonces una oración.
“Ángel de la guarda, dulce compañía, no me desampares, ni de noche, ni de día”.
El angelito se puso muy contento, porque cuando los niños dijeran esa oración, él la oiría en el cielo y se daría cuenta de que los niños de la tierra se acordaban de él.
Desde entonces, el angelito, cuando escucha a un niño en la tierra llorar, siempre baja a ayudarle, porque sabe que cuando ayudamos a los amigos, ellos nos quieren.

Nosotros, vamos a colorear al angelito, para acordarnos de él, porque junto a  los demás ángeles, siempre nos está cuidando.

4 comentarios:

  1. Un cuento chulísimo, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro Elisa, espero que sigamos compartiendo. Un besazo.

      Eliminar
  2. Precioso relato. Lo voy a guardar. Gracias por compartirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar, recuerda que para seguir ayudándonos a compartir, puedes pinchar el vídeo de arriba.

}