Clasificación de la Discapacidad Mental

El criterio de clasificación más clásico es, precisamente, el derivado del modelo psicométrico, es decir, aquel que clasifica a las personas en función de su CI. 
  Así se considera personas con Retraso Mental ligero a las que tienen un CI entre 69-55, este caso es de un 85% de la población con Retraso Mental. Sus características más destacadas son:
  • Los problemas para desarrollar habilidades sociales y comunicativas.
  • Pequeñas alteraciones psicomotrices.
  • Pueden llegar a alcanzar hasta un nivel de 6º de Educación Primaria.
  • En la vida adulta, llegaran a tener integración social, familiar y laboral.
En cuanto a las personas con Retraso Mental moderado, son las que tienen un CI entre 54-40, y se da en el 10% de los casos, entre la población con Retraso Mental. Sus características más destacadas son:
  • Alcanzan un nivel de 2º de Educación primaria.
  • Lentitud en la adquisición del lenguaje.
  • Capacidad de lograr formación laboral y habilidades de autonomía personal.
  • En la vida adulta, acceden a trabajos no cualificados.
En cuanto a las personas con Retraso Mental severo, son las que tienen un CI entre 39-25, y se da en el 4% de los casos, entre la población con Retraso Mental. Sus características más destacadas son:
  • Grandes dificultades para adquirir el lenguaje en los primeros años, aunque lo consiguen en la Educación Primaria, al igual que las habilidades de cuidado personal e higiene.
  • Tienen necesidad de supervisión para la vida adulta, pero pueden realizar trabajo que requieran habilidades pretecnológicas simples.
En cuanto a las personas con Retraso Mental profundo, son las que tienen un CI igual o inferior a 24, y se da en el 1 o 2% de los casos, entre la población con Retraso Mental. Sus características más destacadas son:
  • Perturbación orgánica, neurológica, que está diagnosticada.
  • Retraso considerable en todos los niveles.
  • Pueden no llegar a adquirir capacidades básicas de autonomía, como el desplazamiento.
  • Requieren ayuda y supervisión constante durante toda la vida.

La OMS considera una quinta categoría, llamada RM Límite o borderline, estas personas no tienen Retraso Mental pero tienen muchas dificultades, siendo las puntuaciones de CI, entre 69 y 85. En ocasiones a estos alumnos, se les considera también niños con dificultades de aprendizaje. Estas personas, excepto algunas excepciones, llevan una vida normalizada en términos de independencia y adaptación al medio.
Como en todos los casos, hay que recordar que cada niño o niña es un mundo, con sus características, sus circunstancias, etc. Por lo que no tienen porque ajustarse estas características a todos los alumnos, sino que influirán varios factores, dependiendo mucho de los apoyos y recursos con los que cuente la persona.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Colorear un águila

Colorear caballito de mar 2

Marcapáginas de animales